Fray Ezequiel Soria Díaz: Un nuevo “sacerdote para siempre” en la Argentina

Agustinos Recoletos | 22-03-2010 | 6086 visitas
Fray Ezequiel Soria Díaz: Un nuevo “sacerdote para siempre” en la Argentina

“Esta noche es una regalo de Dios para su pueblo”, fueron las palabras de Monseñor Raúl Martín, Obispo auxiliar de Buenos Aires, al ilustrar el momento especial que vivió la Vicaría de la Argentina con la ordenación de Fray Ezequiel Soria Díaz, el pasado sábado 20 de marzo en la Parroquia Nuestra Señora de la Consolación. En el marco de una emotiva e inolvidable ceremonia, el nuevo presbítero, con lágrimas en sus ojos y sin dejar escapar su sonrisa imborrable, agradeció a todos los presentes destacando “que era una día de acción de gracias, un día del Señor”.

Bajo la atenta escucha de la asamblea y la mirada de sus padres y familiares; que no quitaban la “vista húmeda”, producto de las lágrimas, de su querido Ezequiel o “Chequi”, como así lo apodan desde su círculo cercano; Monseñor Martín recalcó el rol del sacerdocio reflejado en el relato de la “Mujer adúltera”, compartido en la Liturgia de la Palabra: “Ezequiel, hoy  Jesús se inclina una vez mas sobre tu corazón para hacerte Ministro de Su amor, Ministro del perdón, Sanador de las heridas de Su pueblo”. Y para su nueva tarea le recordó la vida del Buen Pastor “que no vino a ser servido sino a servir”.


Ceremonia. El nuevo presbítero, a punto de ser revestido por sus hermanos de comunidad.

Además de recalcarle la función del “servicio” y la “entrega a Jesucristo”, el Obispo auxiliar de Buenos Aires también sugirió a Fray Ezequiel Soria Díaz que “nunca olvide, en cada celebración, que fue elegido entre los hombres y puesto al servicio en las cosas que se refieren a Dios”.

Antes de comenzar, ya se respiraba clima de ansiedad. Los familiares, amigos, fieles y “hermanos” esperaban con cierta expectativa a que el reloj marcara las 19.30 para acompañar al por aquel entonces Diácono, en lo que sería su ordenación presbiteral que lo convertiría en “sacerdote para siempre”. Acompañado por Fray Carlos María Domínguez, vicario argentino, Fray Ricardo Corleto, Fray Carlos Perón y el diácono permanente Aníbal Peñaloza, quiénes presidieron la misa solemne junto al resto de la comunidad agustino recoleta; Monseñor Martín también alentó al nuevo sacerdote para que permanezca “unido” al Obispo y a sus superiores a fin de congregar a los fieles “en una sola familia, animada por el Espíritu Santo”.


Consagración. Fray Ezequiel tiene 26 años y es oriundo de San Andrés, Buenos Aires.

Una vez que fue revestido por sus hermanos de la comunidad de San José, en Villa Maipú, y que sus manos fueran ungidas por el Obispo; el flamante sacerdote Ezequiel subió al altar para iniciar su servicio a la Iglesia. Al culminar la celebración, y luego de la presencia eucarística de Jesús, tomó la palabra el nuevo presbítero consagrado. “Ojalá que con el ministerio pueda devolverles lo que el Señor hace conmigo, que es amar hasta la locura”, expresó con una voz fina, que se extinguía de a tramos, fruto de las lágrimas provocadas por la emoción de aquel momento “inolvidable y de acción de gracias”. También pidió “disculpas” por sus “equivocaciones” e invitó a la comunidad presente para que lo “ayude a ser mejor para todos”. Tampoco se olvidó de agradecer, en primer término, a sus padres, por haberlos acompañadas en la “historia que el Señor le preparó”, a Monseñor Martín, la comunidad religiosa y a los fieles que los fueron acompañando por las distintas comunidades en las que le tocó vivir.

Fray Ezequiel Soria Díaz, de 26 años, vivió en España desde su noviciado hasta comienzos del año pasado, luego de volver para ordenarse diácono. Residió en el país europeo para completar sus estudios y colaborar, particularmente, con la Pastoral Juvenil de aquel sitio. Su historia vocacional se inició en la Parroquia de “Nuestra Señora de Luján Golf”, ubicada nada más y nada menos que a unas pocas cuadras de su hogar. Y su acercamiento a Cristo, a través de la elección de este ministerio sacerdotal, comenzó en 2003 cuando, una vez terminada la educación secundaria, ingresó como postulante al Seminario San Ezequiel Moreno.

Después de “haber hecho llorar a todos”, como así destacó sonriendo Monseñor Martín, poco antes de dar la bendición final; el nuevo “consagrado” permaneció en altar para que todos los fieles puedan besar las manos consagradas de un joven de “corazón inquieto” que, un 20 de marzo de 2010, y tomando las palabras iluminadoras de Santo Cura de Ars, “se arrodilló inconsciente de su nada” y se levantó siendo “sacerdote para siempre”.

G.R.G.


Comunidad. Los fieles de todo Buenos Aires también acompañaron al nuevo presbítero, en su momento único.


Sacerdote para siempre. Monseñor Martín, al momento de ungirle las manos.


Consagración. El joven sacerdote expresó su "alegría" por ser un día "de acción de gracias, un día del Señor".

Altar. P. Ezequiel Soria Díaz, en su primera consagración.


Ver más fotos de la Celebración solemne en la que Fr. Ezequiel fue instituido sacerdote - Click aquí

marcelo herrera - 06-04-2010 : Muchas Felicidades Ezequiel!
un abrazo

marcelo j.herrera
P. Ezequiel - 29-03-2010 : la frase de santo cura de Ars es: me arrodillé consciente de mi nada y me levanté siendo sacerdote para siempre!

Salguero 2778 - San Andrés - Buenos Aires | (011) 4755-1292 | parroquia@asuncionysanandres.com.ar

Copyright Parroquia Asunción y San Andrés -