Éxodo

Taller de Biblia | 07-06-2010 | 2393 visitas
Éxodo

En este encuentro trabajamos sobre el segundo libro de la Biblia, llamado en hebreo "El libro de los nombres", por sus primeras palabras (Elleb shemot = estos son los nombres...), que recibió en la versión griega el título de "éxodos", fiel reflejo de su acontecimiento central: la salida del Egipto.

Según investigaciones recientes, no todas las tribus de Israel bajaron a Egipto, ni lo hicieron al mismo tiempo. Igualmente se acepta que hubo varias "salidas". Las mismas tradiciones presentes en el Exodo oscilan al hablar de huida y de expulsión por lo que habría un éxodo-expulsión y un éxodo-huida. El primero habría tenido lugar hacia los años 1720-1570 a.C. mientras que el segundo correspondería al 1250 a.C.

Una vez que las tribus se instalan en el centro de Palestina se unen a ellas otras y comienza el período de desarrollo de las tradiciones orales que dieron origen al Exodo, cristalizándose en torno a grandes núcleos: éxodo, Sinaí, Moisés, desierto.

Por encima de su valor histórico y literario, el libro del Exodo es una gran confesión de fe en el Dios que ha liberado a Israel de la esclavitud por mediación de Moisés, que lo ha convertido en pueblo libre y se ha vinculado a él en alianza.

Este libro se convertirá en fuente y modelo de gran parte de las teologías del Antiguo y del Nuevo Testamento. Sus principales claves serán:

Dios: su imagen se configura a partir de la revelación de su nombre: Yahvé, el que siempre está dispuesto a acudir en defensa de sus elegidos. Es "uno", y no admite que nada le haga sombra; "trascendente", pues nadie puede verlo y se oculta bajo símbolos; "señor del cosmos", como lo demuestra en las plagas, en el paso del Mar Rojo y en la teofanía del Sinaí; y "señor de la historia", que dirige bajo la dinámica de la elección y la bendición.

Moisés, imagen perfecta del elegido, tomado del pueblo para salvar a ese mismo pueblo con la ayuda del Señor. Su misión se inscribe en una paradoja: cuando es un huído y traidor a Egipto es cuando ha de iniciar la marcha de los oprimidos, y no cuando tenía poder como familiar del faraón. En su rostro acabará reflejándose el del altísimo.

El pueblo: en Exodo comienza la historia de Israel como pueblo (en Génesis se trataba de familias y clanes). El núcleo original serán los oprimidos en Egipto, cuya desgracia pone en marcha la solidaridad divina. A éstos se les exigirá una opción por la libertad que conduce a Dios; han de preferir el riesgo de abandonar la mínima seguridad que la esclavitud les garantiza por el desierto, signo de entrega confiada en las manos del Señor.

La alianza: es la culminación de una marcha ascética al encuentro del Señor que llama desde el Sinaí. La liberación no se agota en la libertad sino que mira al encuentro con Dios, al pacto con él. Los que eran esclavos y servían al faraón, una vez libres se comprometen a ser los servidores de Dios, a aceptar a los demás como hermanos, a un compromiso fraternal y solidario como el que Dios demostró con ellos.

El Nuevo Testamento convierte al Exodo en fuente privilegiada de inspiración y actualización.

Mónica Cortés Aparicio - 28-07-2010 : La GRATITUD , ES LA FLOR , DEL JARDÍN DE LA MEMORIA DE CADA CORAZÓN . Y usted , Padre Imanol , ha sabido SEMBRAR EN GRANDE ...!!!! . Gracias !!!! por lo que miércoles a miércoles , ha derramado en el Amor a la Biblia en cada uno de los que asistimos al Taller .-

Salguero 2778 - San Andrés - Buenos Aires | (011) 4755-1292 | parroquia@asuncionysanandres.com.ar

Copyright Parroquia Asunción y San Andrés -