Inquietud vecinal por la nueva red de tensión

Información General | 01-07-2010 | 1422 visitas
Inquietud vecinal por la  nueva red de tensión

(Revista San Andrés)

Todo nace de la curiosidad de dos vecinos, que al ver un cartel muy particular comenzaron a indagar. Ocurrió de manera sencilla y espontánea, casi de manera inconsciente. Es la historia del Ingeniero Juan Carlos Mahiques y el técnico en electricidad Alfredo Tucci que un día, al pasar por las nuevas obras de Edenor y observar la correspondiente señalética, retrocedieron nuevamente para releer con cierta incredulidad “¿220 mil voltios?”. Se miraron con el ceño fruncido y se dijeron mutuamente: “no puede ser, ¡es mucha tensión!”. De esta manera nace la protesta vecinal por el nuevo trazado de cañerías que está llevando adelante Edenor en el barrio de San Andrés.

La intervención en la vía pública se inició en octubre del año pasado. Hubo importante obras las calles Pedro Honaine y Ayacucho. En la edición número 48 de la Revista San Andrés (RSA) se consultó a un maestro mayor de obras de la empresa Edenor, para que explique brevemente los detalles del nuevo emprendimiento. “Se está trabajando sobre la red de alta tensión para reforzar la zona”, ilustró en aquel entonces el operario de apellido Ochoa.

No obstante, y según se publicó en la carta de lectores de la última edición (RSA N° 49), hay vecinos, como lo expresó el Ingeniero Mahiques, que están preocupados por las nuevas obras a cargo de Edenor. “Puede ser una bomba de tiempo porque tenemos debajo de nuestras casas unos cables de tensión que transportan 220 mil voltios”, explicó Tucci dejando entrever una sonrisa irónica. Y agregó al respecto: “este nuevo trazado puede ser perjudicial para la salud, sobre todo para lo niños, porque puede ser un causante de leucemia, por ejemplo”. Uno de los puntos de unión más importantes que se da en el nuevo tramado que une a las subestaciones Malaver y Puerto Madero, se da en la intersección de las calles Alem y Salguero. Justo en estas coordenadas, se encuentra la casa de Tucci, lugar dónde los operarios de Edenor trabajan constantemente. De esta forma, los vecinos de esa cuadra son testigos directos de todo lo que sucede día a día en torno a los pozos y la colocación de todos los cables. “Para evitar inconvenientes hay que estar, por lo menos, a siete metros de distancia del trazado donde se encuentran los cables de alta tensión, según lo que define la curva de campo magnético”, explicó el Ingeniero Mahiques. “Sin embargo, con el trabajo sobre las veredas, nuestras casas están a escasos dos metros de la gran red subterránea de 220 mil voltios”, continuó.

Ante esta inquietud vecinal, se le pidió una explicación a los cuatro ingenieros que estaban trabajando en la puerta de la casa de Tucci. Sin embargo, no supieron “negar ni afirmar” lo que acontecía, según ilustró Mahiques, y hasta el día de hoy no existe una respuesta oficial por parte de la empresa. Además, los vecinos se hicieron presentes en la Municipalidad, donde mantuvieron conversaciones con el Director General de Vialidad Ricardo Podestá y con el Secretario de Obras Públicas Maudillo Dieguez Fernández. Allí reunidos, Mahiques, Tucci y el resto de los vecinos, presentaron todos los informes técnicos y médicos acerca de las consecuencias de la nueva red energética, además de entregarles una nota que llevaba estampada la firma de 150 vecinos que están preocupados por la situación. Luego de la charla, los funcionarios se comprometieron a trabajar sobre el tema y en ese mismo momento también se acordó una entrevista con el intendente Ricardo Ivoskus. Mientras tanto, los vecinos aún esperan respuestas del máximo jefe del Partido.

Otro de los temas importantes es que el trazado subterráneo de cables tendría que estar protegido por cemento para aislarlo de otros elementos como el agua, y de esta forma evitar posibles fracturas de los conductos. “Hay registros fotográficos que marcan que no se ha puesto concreto en varios puntos del barrio, hecho que también es preocupante”, señaló Tucci. Al respecto, Mahiques también destacó que el trazado “no tendría que haberse realizado por vereda, sino por avenida”.

Pese a esta situación de trasfondo, las obras continúan avanzando y, según explicó Mahiques, “los cables ya se han tendido”. “Nosotros no creemos que haya alguna irregularidad o malas intenciones, sino que se nota que hay una carencia en el estudio del impacto ambiental”, reclamó Tucci, afirmando también que lo más importante en este asunto es la salud de los niños.

La situación ya está puesta sobre la mesa y ahora resta encontrar respuestas desde la empresa y la municipalidad. Por esta razón, tanto Mahiques como Tucci repiten constantemente que no piden nada complejo ni difícil, porque sólo imploran que haya dos profesionales, uno técnico y otro médico, que certifiquen que no hay peligro para la salud y se hagan cargo de que la obra no conlleva a ningún riesgo o peligro para todos los vecinos del barrio.

Gonzalo Grandis

Salguero 2778 - San Andrés - Buenos Aires | (011) 4755-1292 | parroquia@asuncionysanandres.com.ar

Copyright Parroquia Asunción y San Andrés -