La liturgia de la misa - catequesis

Liturgia | 04-08-2009 | 1257 visitas

Estructura de la misa, sus elementos y partes (tomado de la Instrucción General del Misal Romano)


I. ESTRUCTURA GENERAL DE LA MISA

27. En la Misa o Cena del Señor, el pueblo de Dios es congregado bajo la presidencia del sacerdote celebrante que oficia in persona Christi, para celebrar el memorial del Señor o sacrificio eucarístico. Por lo cual en la asamblea local de la santa Iglesia se realiza eminentemente la promesa de Cristo: “donde dos o tres se hallan congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mt 18,20). Pues en la celebración de la Misa en la cual se perpetúa el sacrificio de la Cruz,  Cristo está realmente presente en la misma asamblea reunida en su nombre, en la persona del ministro, en su Palabra, y sustancial y permanente, bajo las especies eucarísticas.
28. La Misa se puede decir que consta de dos partes: la liturgia de la Palabra y la liturgia eucarística, tan íntimamente unidas que constituyen un solo acto de culto. En efecto, en la Misa se prepara la mesa tanto de la Palabra de Dios como del Cuerpo de Cristo, en la que los fieles se instruyen y alimentan. Otros ritos inician y concluyen la celebración.


II. LOS DIVERSOS ELEMENTOS DE LA MISA

Lectura de la Palabra de Dios y su explicación
29. Cuando en la Iglesia se leen las Sagradas Escrituras, Dios mismo habla a su pueblo, y Cristo, presente en su Palabra, anuncia el Evangelio. Por eso las lecturas de la Palabra de Dios que constituyen un elemento de suma importancia en la Liturgia, deben ser escuchadas por todos con veneración. Aunque en las lecturas de las Sagradas Escrituras la Palabra de Dios se dirige a los hombres de todos los tiempos y está al alcance de su entendimiento, sin embargo su comprensión y eficacia es favorecida con una explicación viva, es decir con la homilía, que es parte de la acción litúrgica.

Oraciones y otras partes que corresponden al sacerdote.
30. Entre las atribuciones del sacerdote ocupa el primer lugar la Plegaria eucarística, que es la cumbre de toda la celebración. A continuación están las oraciones, es decir la oración colecta, la oración sobre las ofrendas y la oración después de la Comunión. El sacerdote que preside la asamblea en representación de Cristo, dirige a Dios estas oraciones en nombre de todo el pueblo santo y de todos los circunstantes. Con razón, pues, se las llama “oraciones presidenciales”.
31. También corresponde al sacerdote, que ejerce la función de presidente de la asamblea congregada, hacer algunas moniciones previstas en el mismo rito. Donde lo establecen las rúbricas, el celebrante puede adaptarlas hasta cierto punto para que los participantes las comprendan mejor; no obstante cuide el sacerdote de conservar el sentido de la monición propuesta en el Misal y de expresarla en pocas palabras. También compete al sacerdote que preside proclamar la Palabra de Dios e impartir la bendición final. Además, le está permitido introducir a los fieles, con brevísimas palabras, en la Misa del día, después del saludo inicial y antes del rito penitencial; en la liturgia de la Palabra, antes de las lecturas; en la Plegaria eucarística, antes del Prefacio, pero nunca dentro de la Plegaria misma; y también concluir toda la acción sagrada, antes de la despedida.
32. Las partes “presidenciales” por su misma naturaleza, exigen que se pronuncien en voz alta y clara, y que todos las escuchen con atención.  Por tanto, mientras el sacerdote las profiere, no haya otras oraciones ni cantos, y calle el órgano o cualquier otro instrumento musical.
33. El sacerdote, como presidente, pronuncia las oraciones en nombre de la Iglesia y de la comunidad reunida, pero a veces lo hace tan sólo en nombre propio, para poder cumplir su ministerio con mayor atención y piedad. Estas oraciones que se proponen antes de la lectura del Evangelio, en la preparación de las ofrendas, y también antes y después de la comunión del sacerdote, se dicen en secreto.

Salguero 2778 - San Andrés - Buenos Aires | (011) 4755-1292 | parroquia@asuncionysanandres.com.ar

Copyright Parroquia Asunción y San Andrés -