Setiembre, mes de la Biblia

Información General | 05-09-2009 | 782 visitas
Setiembre, mes de la Biblia

La intención es que durante este mes, en todas las comunidades cristianas, se desarrollen algunas actividades que nos permitan acercarnos mejor y con más provecho a la Palabra de Dios.

En este sentido el Departamento de Pastoral Bíblica (DPB) de la Conferencia Episcopal Argentina anunció la Campaña Bíblica Nacional 2009; que busca "fortalecer los lazos de comunión y el trabajo en red de los agentes de animación bíblica de nuestro país".

Según señala la nota de prensa, la campaña lleva como lema "La Palabra habitó entre nosotros... para unirnos como pueblo"; y busca reflexionar algunos de los aspectos abordados en el Sínodo de Obispos sobre la Biblia, realizado en Roma en octubre del año pasado.

¿Por qué Setiembre es el mes de la Biblia?

Se ha constituido el mes de Septiembre como mes de la Biblia por dos razones:

1 - Para los católicos: Porque el 30 de septiembre es el día de San Jerónimo, el hombre que dedicó su vida al estudio y a la traducción de la Biblia al latín. Jerónimo, que escribía con gran elegancia el latín, tradujo a este idioma toda la Biblia, y esa traducción llamada "Vulgata" (o traducción hecha para el pueblo o vulgo) fue la Biblia oficial para para la Iglesia Católica durante 15 siglos.

2 - Para los evangélicos: Porque el 26 de septiembre de 1569 se terminó de imprimir la primera Biblia traducida al español por Casiodoro de Reina llamada “Biblia del Oso” (la tapa de esta Biblia tenía un oso comiendo miel desde un panal). Esta traducción, que posteriormente fue revisada por Cipriano de Valera, dio origen a la famosa versión “Reina Valera”.

Más sobre San Jerónimo

Nació en Dalmacia (Yugoslavia) en el año 342. En Roma estudió latín bajo la dirección del más famoso profesor de su tiempo, Donato, quien era pagano. Llegó a ser un gran latinista y muy buen conocedor del griego y de otros idiomas, pero muy poco conocedor de los libros espirituales y religiosos. Pasaba horas y días leyendo y aprendiendo de memoria a los grandes autores latinos, Cicerón, Virgilio, Horacio y Tácito, y a los autores griegos: Homero, y Platón, pero casi nunca dedicaba tempo a la lectura espiritual.

Jerónimo dispuso irse al desierto a hacer penitencia por sus pecados pero allá aunque rezaba mucho, ayunaba, y pasaba noches sin dormir, no consiguió la paz, descubriendo que su misión no era vivir en la soledad.

De regreso a la ciudad, los obispos de Italia junto con el Papa nombraron como Secretario a San Ambrosio, pero éste cayó enfermó, y decidió nombrar a Jerónimo, cargo que desempeñó con mucha eficiencia y sabiduría.

Viendo sus extraordinarios dotes y conocimientos, el Papa San Dámaso lo nombró como su secretario, encargado de redactar las cartas que el Pontífice enviaba, y luego lo designó para hacer la traducción de la Biblia. Las traducciones de la Biblia que existían en ese tiempo tenían muchas imperfecciones de lenguaje y varias imprecisiones o traducciones no muy exactas.

La Santa Iglesia Católica ha reconocido siempre a San Jerónimo como un hombre elegido por Dios para explicar y hacer entender mejor la Biblia, por lo que fue nombrado Patrono de todos los que en el mundo se dedican a hacer entender y amar más las Sagradas Escrituras. Murió el 30 de septiembre del año 420, a los 80 años.

Salguero 2778 - San Andrés - Buenos Aires | (011) 4755-1292 | parroquia@asuncionysanandres.com.ar

Copyright Parroquia Asunción y San Andrés -